GANADORES Y PERDEDORES DE LA ELECCIÓN DEL 4 DE JUNIO.

COMICIOS-DADOS

Después de varios días en los que el tema de conversación en programas y cafés han sido las elecciones del pasado domingo y sus resultados, hoy podríamos hablar de quién ganó y quién perdió con los resultados de la elección, pero no solamente con el número de votos, sino con capital político y la presencia en los estados, con la mirada puesta en el 2018.

Muchos podrían pensar que el principal ganador fue el Partido Revolucionario Institucional y el Presidente de la República ya que ganaron dos de los tres estados en disputa, como son el Estado de México y Coahuila, solo perdiendo Nayarit por una amplia diferencia con la alianza del PAN y del PRD.

Tal vez la primera prueba electoral desde la llegada de Enrique Ochoa Reza al frente del PRI, se puede dar por “superada” aunque no de manera satisfactoria porque muchas veces aunque se ganen elecciones, no se gana en el capital político y esto fue lo que le pasó al PRI el pasado domingo.

Ganó el Estado de México, pero perdió un número considerable de votos, para darnos una idea, hace 5 años, el actual Gobernador, Eruviel Ávila ganó con el 61.97% de los votos, es decir, 3’018,588 votos contra 33.7% que obtuvo Alfredo del Mazo en esta ocasión, menos de 2 millones de votos, por lo que el PRI en esta ocasión perdió más de 1 millón de votos, lo cual, es claro, puede definir la elección del próximo año. En cuanto a números, Alfredo del Mazo obtuvo la votación más baja de los gobernadores priístas del Estado de México en los últimos 24 años.

En esta ocasión el PRI sabía que solamente con la maquinaria estatal y del partido no podrían haber ganado la elección, por lo que apostó a dividir la elección, un factor que fue clave para su triunfo fue, que no se diera la alianza del PRD con algún partido, ya sea MORENA o el PAN, si el PRD se hubiera aliado con MORENA, el PRI no hubiera refrendado el triunfo en el Estado de México.

Por su parte MORENA perdió la elección, pero realmente es quien gana en capital político y escenarios para el próximo año, ya que al tratarse de un partido nuevo y que haya dado batalla al PRI en su bastión, es algo que se debe considerar, de igual manera gana con la posibilidad de conservar una narrativa negativa al estilo de Andrés Manuel López Obrador, es decir, un discurso que hable del fraude electoral y mantenerlo hasta el inicio de la campaña presidencial el próximo año.

Para Andrés Manuel López Obrador, habrá muchos que digan que esto es una derrota, pero tal vez sea mejor para él, que MORENA llegue al 2018 sin gobernar en algún estado y que no pueda ser juzgado por la ciudadanía, lo que es realmente importante es la estructura que está formando en los estados y la presencia que ha logrado solamente como MORENA y Andrés Manuel López Obrador, porque debemos ser sinceros y reconocer que ese 30% de votos en el Estado de México no son totalmente de Delfina Gómez, son votos de Andrés Manuel López Obrador.

El PRD sin duda también resulta triunfador en el Estado de México, porque a pesar de terminar en tercer lugar, pudo superar al PAN y sobre todo obtener un número considerable de votos sin una alianza significativa ya sea con MORENA o con el PAN. Además en este ejercicio quien realizó un excelente trabajo fue el candidato del PRD que a pesar de ser poco conocido resultó un buen candidato y logró obtener un porcentaje de votos interesante. Algunos analistas también ven la posibilidad de que Juan Zepeda pueda participar en las elecciones del próximo año, ya sea buscando una senaduría o la misma presidencia.

Hay que recordar que se pensaba que el PRD obtendría pésimos resultados por la participación de MORENA, nunca se imaginaron que su candidato los ayudaría a obtener casi el 20% de los votos.

Habrá que ver cuál es la decisión de la dirigencia nacional del PRD respecto a ir o no en alianza en 2018 con algún otro partido.

Quién resulta el gran perdedor de esta elección en el Estado de México y también en Coahuila es el Partido Acción Nacional, sin duda, para Ricardo Anaya el resultado no era el esperado, el PAN tenía la certeza de ganar por lo menos en Coahuila y que Josefina Vázquez Mota obtuviera un mejor resultado en el Estado de México, pero el resultado de 11% de los votos, lo único que obtuvo fue mandar al PAN como cuarta fuerza en el Estado de México y muy por debajo del PRD.

Donde tenían mayor seguridad de triunfo era en Coahuila, pensando en que la dinastía de los hermanos Moreira y sus actos de corrupción les ayudaría, pero parece ser que no le alcanzó y la ciudadanía decidió refrendar el triunfo para el PRI.

Algunos analistas comentan que el factor que ayudó al PRI a mantener la gubernatura en Coahuila son los resultados económicos en el Estado, a pesar de la problemática con la delincuencia, la ciudadanía económicamente cuenta con cierta estabilidad y eso pudo ser el factor decisivo.

Sin duda, esta elección dio muchas sorpresas y seguramente ayudará a definir el rumbo hacia el 2018, para algunos pensar y re pensar su estrategia, definir candidatos, equipos de trabajo y así obtener mejores resultados.

 

Alfredo Ceja

Comunicación • Política • Seguridad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.