La tercera caída de «El Chapo»

Sin duda alguna la recaptura de Joaquín «El Chapo» Guzmán será la noticia importante de este inicio de año, después de más de seis meses de haberse fugado por segunda vez de un penal de supuesta «máxima seguridad», el narcotraficante más buscado del mundo fue detenido en la ciudad de Los Mochis, Ahome, Sinaloa, lo que vino a ser un respiro para la administración del presidente Enrique Peña Nieto y lo cual ha sido considerado como un gran logro para su gobierno.

Mucha ha sido la información que ha circulado tanto en los medios de comunicación como en redes sociales a partir del viernes 8 de enero, fecha en la que cayó por tercera vez Joaquín «El Chapo» Guzmán.

No podemos dejar de mencionar que las tres capturas de Joaquín «El Chapo» Guzmán han sido vistas como un gran logro para los gobiernos federales en turno, así como las dos fugas han sido vistas como dos grandes fracasos.

En su momento en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari cuando «El Chapo» por primera vez fue detenido en Guatemala en 1993, no podemos olvidar las imágenes que pasarán a la historia en las que vemos a un «Chapo» respondiendo preguntas de los reporteros y vestido con el uniforme del penal de máxima seguridad en un día lluvioso.

Posteriormente fue en el año 2001 cuando se da el primer gran fracaso para el gobierno de Vicente Fox Quesada que meses antes había llegado a la Presidencia de la República, ya que fue justo en enero cuando Joaquín «El Chapo» Guzmán se escapó del Penal de supuesta «máxima seguridad» de Puente Grande en Jalisco, sin duda ese escape fue el que más disfrutó el narcotraficante ya que estuvo en libertad por más de 10 años, pasaron dos presidentes de la República, Vicente Fox y Felipe Calderón que no pudieron hacer nada para atraparlo o tal vez no quisieron, aun a pesar de la guerra contra el narcotráfico que empezó Felipe Calderón de la mano de su supersecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna.

Después de más de 10 años de estar en libertad y en los que Joaquín «El Chapo» Guzmán se preparó para crecer su organización junto con Ismael «El Mayo» Zambada, el gobierno federal entrante de Enrique Peña Nieto logró detenerlo en Mazatlán, Sinaloa.

En aquella ocasión se habla que Joaquín «El Chapo» Guzmán se logró dar a la fuga de un operativo en Culiacán, Sinaloa por medio de un sistema de túneles conectados al sistema de drenaje de la ciudad y que sin duda sorprendió a todo el país, y así logró llegar a refugiarse en Mazatlán junto con su familia, lugar en donde días más tarde sería detenido por elementos de la Marina, sin un solo disparo, ya que sólo estaba acompañado por uno de sus hombres de confianza y su familia más cercana.

La detención en Mazatlán sin duda fue la nota durante varias semanas para el gobierno federal, ya que con trabajos de inteligencia y sin un solo disparo, lograron capturar al narcotraficante más buscado, hay que mencionar que la estrategia en su momento también fue mediática, ya que los operativos realizados en Culiacán de donde logró escapar, se decía que iban dirigidos a Ismael «El Mayo» Zambada, por eso sorprendió mucho más la noticia de la detención de Joaquín «El Chapo» Guzmán.

Posteriormente, a mediados del año pasado, despertamos un domingo con la noticia que «El Chapo» se había fugado por segunda vez de un Centro de supuesta «máxima seguridad», a pesar de lo dicho por el presidente Enrique Peña Nieto en una entrevista «sería imperdonable» que se fugara y así fue, se fugó por un túnel de más de un km de longitud que casualmente llegaba directo a su regadera, hubo imágenes, hubo sonidos raros pero no existió el cuidado por parte de los elementos encargados de la seguridad del penal, así como también fallaron los sistemas de seguridad del mismo penal.

Fueron meses de intensa búsqueda por parte del gobierno federal, operativos en la sierra del emblemático triángulo dorado, el territorio conformado por Sinaloa, Chihuahua y Durango, territorio que tiene plenamente controlado el Cártel de Sinaloa y que conoce a la perfección, mucho mejor que el mismo gobierno, pistas clandestinas, campamentos, ranchos, caminos y brechas es parte de lo que tiene el Cártel de Sinaloa en esta zona. Es por ello que a pesar de inteligencia militar, operativos y estrategias para detenerlo en esa zona fue imposible y siempre se llegaba tarde, se habla de minutos pero al fin tarde para capturarlo.

Contradicciones

Miguel Ángel Osorio Chong

Varias han sido las versiones que se han dado sobre la recaptura del narcotraficante, aun entre las mismas dependencias de gobierno encargadas de la seguridad nacional, por ejemplo no se sabía a ciencia cierta si el operativo iba dirigido hacia Joaquín «El Chapo» Guzmán o hacia Iván Gastélum, uno de sus hombres de confianza, otra de las versiones es que se dio una denuncia anónima de hombres armados afuera de una finca y por eso llegaron los marinos al lugar y fueron recibidos a balazos.

Siempre en este tipo de operativos existen rumores, contradicciones y varias versiones, sin duda el gobierno federal hizo su trabajo, la detención del narcotraficante más buscado del mundo, sea como sea, operativo o denuncia anónima pero Joaquín «El Chapo» Guzmán fue detenido.

Panorama después de la detención

Chapo SL

Lamentablemente siempre se ha pensado que con las detenciones se va a acabar el narcotráfico y la violencia que existe en nuestro país, pero ya tuvimos un sexenio con Felipe Calderón para darnos cuenta que no es así, se da la llamada «atomización de los cárteles», esto es que al detener al líder, los hombres cercanos buscan ocupar su lugar y terminan separados y formando su propia organización, ejemplos claros como el Cártel del Golfo y Los Zetas, el Cártel de Sinaloa y el Cártel de los Hermanos Beltrán Leyva, quienes en sus inicios eran brazos armados de un cártel y posteriormente se separaron.

La administración del presidente Enrique Peña Nieto al inicio de su sexenio habló de 122 objetivos prioritarios, de los cuales han detenido alrededor de 90, entre ellos capos importantes del narcotráfico como Joaquín «El Chapo» Guzmán en dos ocasiones, Vicente Carrillo, Servando Gómez Martínez “La Tuta” pero lamentablemente los resultados no se ven en los índices delincuenciales y al menos en Jalisco no se puede hablar de mejoras significativas en materia de seguridad.

Los resultados a nivel nacional y local se verán cuando se combata la impunidad, la corrupción y las estructuras financieras de los cárteles de la droga, ahí está la verdadera tarea del Gobierno Federal, investigar por medio de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, dónde están todas las ganancias del tráfico de droga. Podrán detener a mil objetivos prioritarios pero el tráfico de drogas va a seguir mientras exista la impunidad, la corrupción y los narcotraficantes tengan ganancias millonarias, solo cambiará el nombre del líder del cártel.

Alfredo Ceja

Comunicación • Política • Seguridad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.