PRI, PAN Y PRD: CAMBIOS EN LAS DIRIGENCIAS.

PRI-PAN-PRD

Las dirigencias de los partidos sólo esperaban que pasaran las elecciones del pasado 7 de junio para comenzar a mover sus fichas y que los aspirantes a dirigir los Comités Ejecutivos Nacionales comenzaran con la labor de convencimiento con los miembros de los respectivos partidos.

En el escenario actual tenemos tres partidos que ya iniciaron y han oficializado ya el cambio de la dirigencia nacional, el PRI, el PAN y el PRD, los cuales tienen diferentes formas en sus procesos para elegir a quien será el encargado de dirigir sus trabajos rumbo al 2018.

Dirigencia del PRI

BELTRONES PRI

El primer partido en oficializar el cambio en su dirigencia fue el Partido Revolucionario Institucional, que el pasado jueves 20 de agosto llevó a cabo la Sesión del Consejo Político Nacional en el que la dupla conformada por Manlio Fabio Beltrones y Carolina Monroy tomaron posesión del Revolucionario Institucional.

Después de que esta dupla hizo oficial su registro, entraron en un proceso de reunión con los distintos sectores del partido como son la CNOP, Red Jóvenes por México y CNC, todo esto con la finalidad de que a pesar de ser una candidatura de unidad y no tenían competencia, buscar «legitimar» y dar una primera impresión a la militancia del partido para que el pasado jueves 20 se hiciera oficial la llegada de Manlio Fabio y Carolina Monroy a la dirigencia nacional.

Sin duda alguna, de los tres partidos en los que se habla de cambios en la dirigencia, el Revolucionario Institucional, fiel a su costumbre y a su nombre, fue Institucional y no hubo ningún problema para renovar la dirigencia, que sin duda decidió el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, a pesar de no ser de su grupo cercano y a pesar de poner en un papel importante en el escenario político nacional a quien algún día fue su contrincante por la candidatura presidencial y que hoy en día se convierte en un aspirante natural a la candidatura presidencial por el PRI en el 2018.

A pesar de que el mismo Beltrones ha dicho que no puede ser juez y parte, también ha dejado claro que los estatutos de su partido no le impiden buscar la candidatura presidencial, aunque lo que decidirá si puede ser candidato o no serán los resultados que obtenga en las elecciones de 2016 y 2017.

El mismo Beltrones sabe que si mantiene 9 y recupera por lo menos una de las 12 gubernaturas que están en disputa, sería un gran avance para consolidar su candidatura presidencial.

Además tiene qué reestructurar la imagen del partido para poder llegar a los nuevos votantes y recuperar los que perdieron en las pasadas elecciones, ya que sin ello los resultados no serán los mejores para lograr sus objetivos.

Será interesante ver en qué medida influye la llegada de Manlio Fabio al PRI nacional en el escenario del PRI en Jalisco, ya que en los próximos meses debe cambiar también la dirigencia estatal y son varios los aspirantes a dirigir el PRI en Jalisco, entre los que se encuentran algunos hombres y mujeres cercanos al sonorense como Arturo Zamora Jiménez, Leobardo Alcalá, Claudia Delgadillo y Abel Salgado, quien tuvo una participación activa en las pasadas elecciones en Sonora, el estado natal de Manlio Fabio y en el que operó estratégicamente para recuperar la gubernatura con Claudia Pavlovich.

Dirigencia del PAN

A diferencia del PRI, en el Partido Acción Nacional sí hubo una elección abierta a los militantes el pasado domingo 16 de agosto, para la que se registraron dos candidatos de distintas corrientes, por un lado Ricardo Anaya, cercano a Gustavo Madero y que en el periodo en el que pidió licencia para buscar una diputación por su partido, el mismo Anaya fue presidente interino. El otro candidato a dirigir Acción Nacional era el senador Javier Corral, considerado desde hace años uno de los personajes políticos más interesados en temas de telecomunicaciones.

El pasado domingo 16 de agosto se llevó a cabo la elección en la que Ricardo Anaya obtuvo un resultado ya esperado, aunque no con tan amplia ventaja, ganó con el 81% de los votos, aunque un dato interesante fue la escasa participación de la militancia de Acción Nacional, lo que sin duda se convierte en un reto importante para Ricardo Anaya.

El exdirigente Gustavo Madero, todo parece indicar que hará mancuerna con Ricardo Anaya, quien tomó protesta el viernes 21 de agosto. Aunque será interesante esperar con qué estrategia llega Ricardo Anaya que posiblemente en un par de años busque la candidatura presidencial por parte de su partido, con lo que de no ponerse de acuerdo podría enfrentarse con el mismo Gustavo Madero.

Quien también mostró interés en participar por una diputación en Acción Nacional fue Margarita Zavala, esposa del expresidente Felipe Calderón, y con quien podría disputarse la coordinación de la bancada, por eso desde la dirigencia bloquearon todas las aspiraciones de Margarita Zavala y no le concedieron la diputación, posición que posiblemente al mismo Madero le salga un poco cara, porque sin duda Felipe Calderón y su esposa podrían aprovechar estos tres años para poco a poco influir en las tareas del partido y en el mismo Congreso de la Unión en la bancada blanquiazul y en una operación estratégica poder desarmar a Madero y su grupo y, por qué no, apoyar al mismo Ricardo Anaya, quien podría adquirir una postura institucional y madura para reorganizar al partido, estrategia que le podría servir también en su aspiración por obtener la candidatura presidencial.

Sin duda, también este cambio en la dirigencia de Acción Nacional podrá tener repercusiones en Jalisco y en algunos grupos, viéndose beneficiado prácticamente todos los grupos del PAN en Jalisco, como los hermanos Hernán e Isaías Cortés, el exgobernador, Francisco Ramírez Acuña, el senador José María Martínez, Miguel Ángel Monraz, entre otros.

Ricardo Anaya deberá aprovechar su juventud y buscar cambiar la imagen del partido, y en el caso de Jalisco tratar de unificar a ambos grupos que llevan años distanciados.

Dirigencias encontradas

Por un lado, el PRI buscó al hombre más experimentado con el que cuenta para dirigir la difícil tarea en los próximos años, a pesar de no ser cercano al presidente Peña Nieto, pero sin duda es garantía de poder lograr buenos resultados en escenarios complicados.

Por otro lado, el PAN será dirigido por un personaje joven, pero con experiencia y que tiene frente a él una tarea muy complicada, por un lado unificar al partido y por otro lado buscar posicionarlo y tratar de ganar algunas gubernaturas en las próximas elecciones.

Escenario aún más complicado tiene el PRD a nivel nacional, ya que está completamente dividido y no cuentan con un líder fuerte para unificarlos, aunque ya son varios los apuntados para ocupar el lugar de Carlos Navarrete, como Fernando Belaunzarán, Beatriz Mojica y quien seguramente será el próximo dirigente Armando Ríos Piter, que sin duda tendrá una gran responsabilidad como es reorganizar y reestructurar al PRD.

Alfredo Ceja

Comunicación • Política • Seguridad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.